Origen de la marca Peugeot

Una de las marcas más antiguas de la industria automotriz es Peugeot, conservando muchos años de trayectoria, perdura con reconocimiento y sus vehículos son considerados de élite y confiabilidad.

La marca francesa tiene una curiosa historia cuyo orígenes y evolución les dio paso a convertirse en lo que es hoy, no solo un fabricante de autos común, sino una marca con grandes títulos en competiciones.

Un repaso por sus orígenes 

Pasó por grandes transformaciones entre los años 1800 y 1849. Establecidos en Francia, su primer antecedente es una fábrica fundidora de acero, que luego se convirtió en molino de harina. Más tarde, crearon un negocio de laminación que les generaba bastante ingreso, y en 1818 harían una solicitud de patente. Con el gran crecimiento que adquirieron empezaron a exportar sus productos.

A finales del siglo XIX se extenderían otros negocios, creando las llamadas factorías que serían el germen para la creación de vehículos. Es entonces cuando Armand Peugeout se interesó por los motores Daimler, logrando entablar relaciones con su productor Gottlieb Daimlerpara crear los primeros cuadriciclos que funcionaban con petróleo. En 1896 se separa la empresa automotriz dando origen a la Société des Automobiles Peugeot.

Posterior a esto, comenzando el siglo XX, los hijos Peugeot se aventuraron a crear su propia marca con el nombre de Lion-Peugeot, pero que no tardaría en fusionarse con  la empresa de su padre. Tomando más fuerza y construyendo unos 10.000 vehículos antes de la Primera Guerra Mundial.

Origen del logo

El símbolo de esta marca es bastante conocido, es un león que la familia Peugeot escogió para representar el poder y el dominio que tendrían sus productos. Sería diseñado por Justin Blazer en 1847 y para 1920 estaría incrustado en los vehículos de esta corporación.

Ha variado según el producto elaborado, si se trata de una bicicleta el logo era el de un león de pie en posición de combate, y en caso de los autos tenían un león dentro de un escudo. Se actualizó también, en el año 1998, en el año 2002 y en 2010, pero manteniendo al insigne animal.

De la dificultad a los logros

Las dos guerras mundiales afectaron la producción de esta corporación haciéndoles pedir préstamos para lograr sortear las dificultades, incluso a finales de los años 1965 llegaría a fabricar un sólo modelo. Pero al crear la Peugeot S.A., quien llega para controlar toda la marca, y convertirse en el segundo mayor fabricante francés, con unos 500.000 vehículos.

Hoy se conocen los logros de esta marca que no solo destaca por su cantidad de venta sino por los premios en competiciones como en la Fórmula 1. En 1994 Peugeot participa con el equipo McLaren, alcanzando el puesto de cuarto en el Mundial de Constructores. También, el Peugeot 205 Turbo resultó ganador en el Grupo B del Mundial de Rallyes entre los años 1985 y 1986, siendo reconocido no solo el piloto sino la construcción del vehículo.

 

Las imagenes fueron sacadas de Pinterest.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *