Chile: Décimo año de la Campaña ¡Cuidado! El machismo mata

Por Tamara Vidaurrázaga Aránguiz
Santiago de Chile, diciembre (SEMlac).-

La Red contra la Violencia hacia las Mujeres realizó por décimo año consecutivo la campaña ¡Cuidado! El machismo mata, que culminó con la tradicional marcha del 25 de noviembre, día internacional de la violencia contra las mujeres, a la que se sumaron 35 ciudades del país, desde el norte hasta el extremo sur.
Lorena Astudillo, coordinadora nacional de esta organización, nos contó sobre los 10 años de esta campaña, sus orígenes y lo que aportó para el movimiento “Ni una menos”, que esta ocasión debutó masivamente en el país y en Latinoamérica.

¿Cómo nace la campaña ¡Cuidado! El machismo mata?
Nace con la finalidad de nombrar y visibilizar diversas manifestaciones de la violencia machista y parte con la idea de hacer una campaña gráfica durante tres años nombrando, denunciando y visibilizando el femicidio, la violencia sexual y la violencia simbólica.
Sin embargo, al correr este tiempo se evalúa positivamente y se decide continuar con ella por la buena acogida que tuvo. Así, la campaña se transforma en un sistema de denuncia y visibilización de diversas manifestaciones de la violencia machista: publicidad sexista, violencia y discriminación contra las lesbianas, discriminación hacia las mujeres del campo y las migrantes.
Y empezamos a pedirles a las compañeras de regiones que nos mandaran sus propuestas, visibilizándose la violencia de lugares como Aysén o Talca, después del terremoto, y se les pidió a ellas que levantaran su visión al respecto.
Un tiempo se abrió la campaña a las personas por la vía de las redes sociales y nos llegaron muchas ideas acerca del control, los celos y el amor romántico, trabajo precario, las jubilaciones injustas para las mujeres, violencia sexual en contra de las niñas. Entonces ha tenido en estos 10 años una serie de mensajes que apuntan a ponerle nombre a las violencias que vivimos las mujeres y a denunciarlas.

¿Qué evaluación realizan en este décimo año de campaña?
Hacemos una evaluación positiva porque la campaña se instaló por fin sola. Tiene una gráfica que es reconocida, pero además el mensaje les habla a las mujeres no desde la victimización, sino que es un llamado a enfrentar y organizarnos juntas contra la violencia machista.
Es una de las campañas más conocidas a nivel nacional sobre violencia contra las mujeres. Hemos visto muchos carteles en diversas partes y, para nosotras, más allá del reconocimiento que pueda tener esta campaña, son altamente positivos los testimonios que tenemos acerca de cómo la campaña le ha hecho sentido a las propias mujeres y cómo muchos de esos mensajes las han identificado y las han hecho reflexionar sobre la violencia machista que vivimos.
Independiente de lo masivamente que hemos podido instalarla, para nosotras es positiva la retroalimentación que hemos tenido por parte de las mujeres, que ha significado un cambio para sus vidas, una reflexión importante y desde ahí sentimos que la campaña ha cumplido su objetivo, mucho más allá de los tres años que esperábamos.

¿Cómo creen que influyó el trabajo de la Red y esta campaña en la masiva marcha “Ni una menos” de este año?
Primero, lo vemos como positivo porque parece que hoy en la sociedad ya hay un despertar de conciencias, no solo por la marcha, sino porque la gente reacciona frente a la publicidad sexista o a dichos misóginos. No solo las feministas hemos estado alertas, sino también otras mujeres -no necesariamente activas en el movimiento de mujeres o feminista-, que han dado la voz de alerta y han dicho: esto no lo podemos permitir.
Todo esto viene a culminar este año con la masiva marcha “Ni una menos”, que es un fenómeno mundial. El papel de la Red es importante porque es una de las organizaciones que más tiempo lleva trabajando en la temática, instalándola y generando movimiento; poniendo el tema en distintos niveles donde se puede nombrar de diferentes formas la violencia machista.
Ahora, en la masividad de la marcha juegan otros factores más allá del movimiento de mujeres. Las feministas hemos sido las que hemos instalado el tema y particularmente la Red. Pero la masividad se debe a que, de un tiempo a esta parte, la masividad de las marchas se ha convertido en un instrumento de protesta para la ciudadanía.
Vimos las marchas muy masivas del movimiento estudiantil que dejaron un precedente de cómo debemos protestar. Y desde ahí son utilizadas para diversas manifestaciones de las protestas sociales: No más AFP, despenalización de la cannabis, entre otros. Y de ahí la masividad de esta marcha “Ni una menos”.
Entonces creo que el movimiento de mujeres y feminista, y específicamente la Red, instaló el tema de la violencia contra las mujeres y los movimientos sociales instalaron esta masividad de las marchas que resultó en una marcha de más de 100.000 personas por el “Ni una menos”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *